No se ha podido cargar la vista preliminar de la plantilla: Error al analizar XML, línea 5, columna 15: Attribute name "async" associated with an element type "script" must be followed by the ' = ' character. Futuro Muerto |: POEMAS PARA ESCLAVOS

jueves, 19 de septiembre de 2013

POEMAS PARA ESCLAVOS


Me educaron para esclavo

Me educaron para esclavo
buscando la pérdida de mi voluntad;
en una fe enajenada;
en la costumbre accidental de una tierra;
en la palabra ajena;
y en el prejuicio social,
un alma perdida para la verdad.
Pasó en balde el tiempo…
Ahora, quieto y terco,
ya no delego ni me doblego
ante el dogma o el credo;
ante el sofisma o la doctrina;
ya no arrendo ni presto,
ahora sólo callo y muerdo.

Esclavos

Esclavos al servicio de la vida
imantados al vicio de la muerte.
Engranajes, pensantes y replicantes,
con la ficción de ser y saber;
de amar y adorar;
de soñar y…
Vago e insulso rey de trebejos,
que cabeceas chocando tu forma
en un puzzle de aire y niebla.
Esclavos de zinc y cobre,
a la suerte de una época en venta
estirada por el impulso del instinto;
embaucada por añejos dogmas.

Instinto de esclavo

Me persuadía el instinto de esclavo;
caminar por una totalidad irrompible
entre jaurías de pilares eternos,
arjes, y sofismas imperecederos.

Pero, una lectura, del primero entre iguales,
excitó el paladar de mi imaginación,
pariendo egos y preguntas sin nombres.

Una, no soportó la verdad…todo calló.
Atrás quedó un murmullo de ataúdes abiertos,
pensamientos lapidados, y excrementos mentales;
hojas que ilustraron mi pasado,
y, que ahora, torvos, ciegos y despechados,
se hacinan delante poniéndome la zancadilla.

Vivía

Vivía de la opinión recibida;
gozaba del gozo más general;
me rebelaba en clásica forma;
arropado por valores eternos
del grupo pautado y agrupado,
en la moda de lo distraído,
en un círculo seguro y plácido.
Pero un día, sereno y soleado,
atrás, en el recuerdo fondeado,
se cernió, borrascosa, la duda,
mojando el suelo de mis creencias,
licuando el hollín de mis ideas.
La insatisfacción me auguró una herida,
de la que día a día, supuraba y perdía.


Saltimbanqui

En un tremebundo traspié
tullido por la horda de un motín,
un pánfilo saltimbanqui,
perdió el gobierno de mi hilo.
De mi mano vi el viento sacudir;
me sentí extraño y turbado, claro,
era el dolor del que se hace libre.
Estiré el cordel, de muerta tensión,
y corté el nudo que lo anillaba.
Ahora, soy yo, el títere de mi vida…
de la que trenzo, corto y tejo,
la madeja de mi destino.




                                      Por Marcos Ley González

No hay comentarios :

Publicar un comentario

div id='fb-root'/>